13-01-2013

Publicado el 13/01/2013 en Sueños (64)

¡Pero que NOCHE! Ha sido increíble , todo salía perfecto. Cada paso era siempre adelante y siempre arreglando lo que creía que estaba mal, o había que repararlo, así que después de mirar atrás no me convertía en sal, sino que descubría que el orden normal de las cosas volvía a su sitio y de ahí a la alegría general no había ni un paso.

Era un senda sencilla y fácil de seguir, tan solo pensar, cerrar los ojos, centrarme en lo que estaba ocurriendo y de ahí salía la solución. No había nada especial, cada imagen o nueva situación por la que íbamos pasando, se resolvía perfecta para todas las partes, la gente se alegraba de lo que veía y del presente que le habían puesto en las manos, ahora solo era cuestión de saberlo administrar, porque nunca me quedaba parado en ningún sitio.

El Camino del que hablo y recorro no era lineal en el sentido literal de la palabra. Tan pronto estaba en mi pueblo, como aparecía en México o Guatemala, era un continuo salto en el espacio y en el tiempo pero siempre en movimiento. Sinceramente no se cuando volveré a tener un sueño como este y que me acuerde para poderlo pasar al papel. Será difícil pero siendo como ha sido tan real no me extrañaría que algún día y no a mucho tardar un sueño con las mismas "reglas" apareciese en mi descanso. Puedo decir que estos sueños son recurrentes, se repiten con cierta frecuencia, reconozco que el de hoy ha sido el más claro y el que la vigilia me ha permitido recordar con más realismo.

No recuerdo imágenes, precisas o personajes, pero si que tengo presente todas las sensaciones vividas, tanto las mías como las de los demás protagonistas. Era en realidad un conocimiento absoluto de ese instante y solo me quedaban buenos recuerdos, porque solo esos fueron los que aparecieron, las malas sensaciones se borraban de inmediato como si nada hubiese estado fuera de lugar.

Es posible que no lo haya dicho pero todo acababa en PAZ.

Ahora me viene a la memoria un detalle curiosos y es que en todo el desarrollo del sueño si que había una continuidad cronológica y es que los inicios del sueño eran del pasado más o menos lejano, y a medida que avanzábamos en esa realidad imaginada nos estábamos encontrando en el presente. La última impresión que guardo del sueño es que estaba en el mismo momento presente, no había llegado al futuro y me desvanecía en el sueño, ya no había ningún camino que recorrer, me quedaba ahí y volvía a un sueño profundo a ese en el cual solo hay descanso, no hay nada en lo que pensar, es dormir a pata ancha.

Felices Sueños

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 13/01/2013 | Comentarios (4)