Ya llego

Publicado el 04/11/2017 en Camino (364)

He tenido toda una mañana para redescubrir esos lugares que ya conozco pero que sirven como punto de ubicación y al mismo tiempo para reconocer los cambios que el dinamismo de esta ciudad imprime a toda actividad.

Una tienda que me atraía especialmente y en la que he entrado para buscar algún regalo, ¡Ha pasado a la historia! Era muy bonita con cosas y detalles especialmente curiosos como acercarme cada vez que paro por aquí.

Ha sido algo así como la canción de Sabina, en la que le cambian un cine por una oficina bancaria. Me entro cierta rabia porque ahora tengo de nuevo que empezar a vagar por las calles buscando una originalidad que es como una piedra preciosa difícil y cara de encontrar.

Lo más interesante del caso es que con la disponibilidad de tiempo de la que suelo adornar cada escapada puedo permitirme el lujo de comprobar la tranquilidad que produce sentirse descolgado del reloj, aunque este en la muñeca, de la cadencia de los transportes y sus posibles incidencias, de poder esperar a que te atiendan sin agobios.

Entiendo poco a poco esa filosofías del ¡Despacio por favor! Porque a mí me permite encontrarme mejor anímicamente, es una sensación de Libertad en la que puedes realizar todas esas cosas que de otra manera es imposible.

Ahora mismo es la espera en el aeropuerto la que libera un espacio para recuperar momentos de la mañana como ir preparando los planes para mis próximos días en ese “Maravilloso caos” como me gusta llamar a la “Caput Mundi”.

¡Magari sean estos giorni una repetición de los placeres de esos otoños romanos pasados pero con la oportunidad de cambiar “El Sabor del Tiempo” porque ante nosotros se abre un nuevo presente, que otros llaman futuro.

Es mi sencilla forma de entender los hechos que vendrán en la mejor experiencia que puede suponer el estudio de los ciclos que vivimos de una forma cadenciosa como si de un paseo sin fin se tratase.

Puede que Roma sea la mejor representación de cómo una ciudad es capaz de reinventarse, en cada época, con cada cultura, cada día como si el telón se levantase en una nueva “obra” , de ópera-  de teatro, sainete o zarzuela, todo según la partitura que interpretemos.

¡Música maestro!

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 04/11/2017 | Comentarios (0)

Sol

Publicado el 04/11/2017 en Camino (364)

¡A Media Noche! Es difícil de creer pero lo curioso del caso es que todo es estrictamente exacto. Seguramente alguien tenga sus dudas pero todo hay que entenderlo en el contexto del lugar y el momento.

“Sol” en este caso complementa a otro sustantivo como es “Puerta” así que podemos olvidarnos de identificarlo con el “astro rey” y pensar que es una mera referencia geográfica. Comprendida la diferencia entre el Planeta con su significado en la Tierra es comprensible que no haya luz en la noche sino que sea tan solo una ubicación sin ninguna contradicción a la que poder apelar.

Como quien no quiere la cosa he aparecido en la alturas y puedo entender ahora un poco mejor esa sensación del treinta y uno de diciembre con miles de personas – hoy, solo soy yo quien las imagino- pero la intensidad de la vida me lleva a creer en lo que tan solo me han transmitido anualmente la pantalla del televisor.

Hermano, ¡este cubata va a tu salud! Sé que no tendrás problema en invitarme el caso es que no es ese el motivo, sencillamente los pasos me han traido hasta un lugar de tan cercano, olvidado por la rutina.

Estas horas han sido completamente diferentes a las de otras ocasiones, porque he tomado la determinación de continuar las ideas que fluían por mi cabeza sin dejar que el pensamiento interfiriese en nuevas direcciones que saltaban de barrio en barrio. Hoy todo ha sido un dictado sin puntos y apartes.

El sonido de la ciudad desde estas alturas llega pero se difumina entre todo el cielo que intentamos abarcar sin apenas levantar unas decenas de metros del suelo. Lo que si podemos entender los que queremos es que la “Luz” de ese “Sol” algunos la queremos reflejada en las  cuatro esferas que en todas las direcciones iluminan el “Sueño” de los que desean “Flotar”.

Ahora mismo con cada nueva brisa me siento que dejo escapar una imagen de felicidad para que otro la reciba al vuelo y como mayor regalo unas leves gotas de lluvia alegran mi espíritu y creo que el de un campo que clama por una bendición del cielo.

Cada momento tiene su instante y este es tan difícil de encontrar que yo solo puedo sentirme agradecido porque la vida conmigo se ha mostrado y sigue siendo venturosa como pocas veces hubiese podido creer.

Por mi parte haremos lo que podamos para conseguir que la Vida sonría como siempre sabe hacerlo cada amanecer o en el arrullo de un nuevo ocaso como quien no pierde la comba en un nuevo salto, en la suerte de una apuesta, en el vértigo de la altura…..

En la sensación del viento en la cara.

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 04/11/2017 | Comentarios (0)

El "Hecho"

Publicado el 03/11/2017 en Camino (364)

Un término tan indefinido puede dar pie a multitud de interpretaciones pero yo solo quiero referirme al detalle del fin de semana que estoy empezando a “celebrar”. Las musas en el barrio de “las letras” creen que se han juntado hoy todas para que el descanso llegue con mucha más tranquilidad.

Ponerme encima del teclado y dejar que todo continúe su curso,  que los dedos decidan su ritmo, que las ideas se adelanten a las pulsaciones, que el “humor” y una “sonrisa” sean la definición de un momento “Feliz”.

Creo que la misma música de los camareros de Madrid marca el compás de la vida una vez que cruzas el portón de cada local. Unas veces la espera es más prolongada, otras la locura de cien “comandas” son calambres para que el estrés se convierte en alegría.

Por la cabeza me pasan muchos pensamientos pero me voy a quedar con uno de ellos, en el cual puedo reflejarme fielmente - ¡Me siento en casa! -. He encontrado en estas calles esa naturalidad que solo se encuentra en el hogar.

Es necesario reconocer que como en la “mili” el valor ¡Se Supone! Y el continuo goteo, más bien riada de turistas complican la vida de los camareros para poder entenderse en esas lenguas de allende las fronteras y los mares.

Ahora me vienen a la memoria las delicias que estos días se están disfrutando en todo mi “pueblo”, porque unas jornadas de “setas y caza” es el tema que escenifica la opción de beber un vino, con la misma referencia, que un pincho es aquí casi un capricho de dioses.

Con todas estas referencias Uno se va dando cuenta que lo mejor de todo es aquello que tenemos alrededor, lo que nos resulta fresco, grácil o quizás majestuoso. Me siento en la certeza que cada vez que salgo de mi entorno, algunos lo llaman “zona de confort”, entiendo que mi suerte es la que me trajo la sangre de mi tierra.

Sin tener que partir ¡Regresar! es el motivo que mueve todo, la chispa del chisquero, la canica y su “gua”, la más etérea sombra de cualquier luz, vivir para poder recordar o toda paradoja que sirva a cada uno para entender .

¡Qué Bello es VIVIR!

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 03/11/2017 | Comentarios (0)

Para mi solo

Publicado el 03/11/2017 en Camino (364)

Como en muchos sitios madrugar es la obligación de mucha gente y el Placer de unos pocos. Yo me siento comprendido dentro del segundo grupo y como nota de este comentario apunto que me han puesto un tren “especial” para mi solito.

Un privilegio que no tiene precio y que me permite ver salir el sol por el horizonte marítimo. El recorrido no va a ser largo, tengo claro que las cosas hay que saber aprovecharlas poco a poco sin esa prisa en la que se ha convertido la rutina diaria.

De nuevo el azul ha dado el salto desde la superficie del océano hasta la cúpula cenital, las nubes pueden ser las estelas de los aviones y poco más, lo que sí que cala a la intemperie es ese rocío que cubre todo lo que se encuentre fuera de cualquier protección.

El estrecho paso que deja el ferrocarril en esta tierra tan rica se convierte en latigazos de todo tipo de ramas y arbustos sobre las ventanillas que deben permanecer cerradas porque de no ser así sería un riesgo para los pasajeros.

Salvo en contadas excepciones que el paisaje se abre en apeaderos, vistas sobre la ría o algún prado, la opción de este recorrido es sumergirse en un bosque encantado con sus “túneles arbóreos o los de la misma roca. Todo ello da pie a que Uno pueda concentrarse en sus propios pensamientos más fácilmente.

En pocos minutos tendré que dejar esta tarea porque el destino de hoy es un “agarimo” que voy a intentar conseguir de todas las maneras posibles pero para eso hay que ponerse en situación y eso requiere atender las circunstancias del Aquí y Ahora que varían a cada instante.

-Retomo el texto meses después y con centenares de kilómetros de distancia-

Fue cuando cerré el portátil antes de bajar del tren que se rompió cualquier conexión entre mis ideas y la posibilidad de pasar las mismas al archivo de Word, durante más de una semana tuve todo el tiempo para mí porque la reparación de este “cacharro” quedaba fuera de mis limitados conocimientos de informática.

Situado de nuevo en aquellos días, conseguí que nada más bajar del tren me encontrase con un “Angel” que me acerco en coche hasta mi destino sin necesidad de ninguna espera al transporte público.

Galicia estaba demostrando estos días que solo sabe demostrarme “Cariño” en un septiembre luminoso como pocas veces se ha visto en la “Mariña”. Era el océano a los pies quien envolvía estos recuerdos, pero mi cabeza se encontraba en las alturas allá donde solo los santos y los héroes son capaces de llegar.

Faltaba poco para “hacer cima” y con esa compañía que los “Ángeles” muestran en sus alas,  convertí un sueño en realidad –regresar donde había dejado mi pasado-. Con alegría y con toda la luz de un sol sobre un cielo y un mar “Atrapados en azul” dejé que poco a poco fuese bajando mi cuerpo y mi alma a la altura del mar.

¡Sic tibi terra levis!

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 03/11/2017 | Comentarios (0)

Nueva Temporada

Publicado el 03/11/2017 en Camino (364)

Se me había olvidado lo que es el “Foro” después de mucho tiempo sin pisar sus calles pero esta experiencia se recupera en el propio pulso de la primera cola al salir del tren y tomar las escaleras elevadoras.

Las taquillas, el “cercanías”, las líneas de metro, los flujos de peatones te obligan muchas veces en una determinada dirección que posiblemente no sea la tuya, así que nunca hay que olvidar la brújula con el destino bien definido.

Como en las muchas oportunidades que he estado viviendo entre estas calles me encuentro con la tranquilidad que da el hecho de saber donde me encuentro sin necesidad que ningún trasto me lleve guiado por una pantalla sin enterarme de todo lo que me rodea.

En un “circuito” nada turístico y como por supuesto suelo hacer en “solitario” he recorrido unas cuantas calles aleatoriamente y me han llevado hasta el Teatro Real frente al cartel de la temporada de ópera, con la circunstancia que hoy era “Carmen” quien levantaba el telón.

Todavía un tanto obnubilado por la idea me acerco a taquilla con los dedos cruzados y me dicen que no hay nada que hacer, “Agotadas”, pero no desespero y vuelvo a inquirir ¿existe la posibilidad de alguna devolución? Directamente, ¡No! Y me dirigen muy amablemente a la reventa a la puerta del Teatro.

Es todo esto casi una aventura pero no cejo y me acerco al hotel a “Ducharme y ponerme mis mejores galas” se que solo en tres ocasiones en mi vida he intentado esto y solo una de ellas se consumo en un éxito y hoy por desgracia para “mi gusto”, como “ahorro” para mi bolsillo tendré que visualizarlo en “TuTubo”.

Comprendida toda mi desgracia, una vez que la representación se ha iniciado me decanto por desviar los “fondos operísticos” a la cultura enológica en la que quiero parecerme al mayor de los tenores de la escena tabernaria.

Un olfato aguzado por las luces de neón y las gentes en las terrazas me sirven para alinear el paso sin temor salvo por las aglomeraciones que intento evitar en todo momento e inspiro el aire para que los vapores del Rioja enciendan mi pituitaria.

Atrás quedan lugares conocidos y otros nuevos, pero demasiados cercanos al eje del centro histórico. Me permito seguir deambulando y en tres casos localizo locales en los cuales me resulta posible hablar con el camarero y me atienden con la tranquilidad de un profesional.

Es ese tercer bar en donde me permito sentarme un rato para finalizar el relato que hace unas horas inicie frente al primer plato del menú del día, pasadas las tres p.m.

Ahora espera la cena u otra “calda” vinos.

HASTA PRONTO

 

 

 

 

 

 

 

Publicado por Gotas de Rocío el 03/11/2017 | Comentarios (0)