Allá voy

Publicado el 21/11/2019 en Camino (364)
Que nadie pretenda buscar en este título un grito de guerra, es todo lo contrario, una exaltación de la amistad, del tiempo con posibilidad de encuentros, es la oportunidad de un abrazo y ya que estaremos en el sur, un poco más abajo conciliaremos sol, mar y aventuras.
 
Lo mejor de todo es la tranquilidad con la que van sucediéndose “los tiempos”, empezamos con un momento para la espera donde poder organizar unos enlaces sencillos que van a iluminar el Camino con todos los colores del otoño. Los bosques van a ser los primeros acompañantes de esta entretenida travesía.
 
Cuando lleguemos a lo más alto es posible descubrir de cerca la nieve que desde casa, ya se divisa en las cumbres como un preludio del invierno que está por llegar. Con la licencia que me permito en estas fechas decido cambiar el calor de las prendas de abrigo por la luz y la acogida de un sol tropical.
 
Una suerte así se recibe con los brazos abiertos y las meninges a la espera de una bienvenida esperada como si se hablase de un regalo por el que siempre has mantenido la esperanza de su llegada.
 
Ocho días más tarde continuo con la “escribidera”. 
 
Ya estoy de regreso intentando resumir unos encuentros en unas pocas palabras con el relato de estos renglones. La perfección no existe, el caso es que mirando atrás se puede concluir que “Mejor imposible”. 
 
Para que están los amigos sino es para poder acompañarnos mutuamente cuando las ocasiones se ponen de frente no hay que perder la oportunidad, porque resumiendo nunca se sabe si tendremos que esperar poco o mucho para juntarnos otra vez. 
 
De norte a sur, por todo el perímetro de la isla, solo o acompañado, la experiencia ha superado con creces las expectativas porque siempre la sorpresa era compañera de viaje en cada una de las salidas como en las curvas de las carreteras. 
 
El sol dejaba espacio a las nubes o a un resol, inesperado. Las sombras de las palmeras bailaban al ritmo de la brisa o del vendaval según el lugar o la jornada. El hombre del tiempo ha tenido que repasar bien los apuntes porque las cuatro estaciones las hemos vivido con naturalidad en cada aventura y en cada localización. 
 
Opino que toca hacer balance “Cum Laude”
 
HASTA PRONTO 
 

Publicado por Gotas de Rocío el 21/11/2019 | Comentarios (0)

    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no será publicada
    Recordame
    Comentarios

    CAPTCHA Refrescar
    Escriba los caracteres de la imagen