Adagio

Publicado el 21/11/2019 en Camino (364)
Siento que la vida es una “opera” u “obra” que la iniciamos cada día con un gran “adagio” como a quien le va la vida en ello y pasamos gradualmente a una experiencia que la convertiremos en piano, aria, molto vivace, o sencillamente una “opus”.
 
Con semejanzas musicales, el día a día es una composición que a falta de pentagrama lo rellenamos con “pucheros” de los más pequeños, besos de los amantes, cariño de la familia, confianza de los amigos, entrega en general. 
 
Pero hay otro tipo de notas necesarias que vamos a encerrarlas entre las “notas negras” que siendo molestas muchas veces sirven para poner en orden toda la composición rutinaria cuál marcha militar cada veinticuatro horas. 
 
Abrir los ojos por la mañana se convierte, un poco como el hecho de cruzar el portal de casa para renovar la aventura del día a día, saltar o simplemente dar un paso tras otro. Y en esas estamos cuando inicio la aventura de estos días. 
 
Como presentación me reciben con un regalo que siempre es un acierto al que nunca se me hubiese ocurrido acudir pero que ahí ha estado para abrirme las puertas de algo inesperado e increíble a la vez. 
 
Es con toda seguridad el inicio de algo desconocido, atrayente e intimidatorio a la vez con el que no pretendo otra cosa sino aprender de los maestros en la especialidad. Es la oportunidad de nuevas localizaciones con multitud de compañeros de faena con la ocasión de alcanzar a mucha más gente que de otra forma resultaría imposible. 
 
Todo va rodando como tiene que ser y como venimos predisponiendo con pequeños detalles que hacen que todo fluya muy fácilmente. 
 
A tiro pasado creo que algo que pudo parecerme entre una “encerrona” o quizás un regalo se ha convertido en una versión nueva de mi perfil en el que la privacidad es parte indisociable de mi imagen, ahora se ha convertido en un reflejo positivo con el que nunca había sabido o querido enfrentarme. 
 
Me he dejado llevar de los comentarios de gente muy próxima que aun en la subjetividad que se supone han comprendido que la presentación merece un respeto porque me gusta oír que ha sido más que digna cuando no ha existido de por medio ninguna predisposición. 
 
Se pasa por la mente la imagen que ya ha dejado de ser mía para ser compartida por gentes desconocidas que se podrán acercar a un encuentro con un peregrino y un Camino que estoy convencido les sorprenderá. 
 
¡Luces, cámara, acción! 
 
HASTA PRONTO 
 

Publicado por Gotas de Rocío el 21/11/2019 | Comentarios (0)

    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no será publicada
    Recordame
    Comentarios

    CAPTCHA Refrescar
    Escriba los caracteres de la imagen