Prudencio

Publicado el 28/04/2020 en Blog (414)

En el día de su onomástica ¡Felicidades a los alaveses! tomaremos a su tocaya para relajar en algo nuestra animosidad ante las meteduras de pata de los responsables de esta situación.

Lo que no quiere decir relajarse, sino usar un lenguaje un poco más "Prudente" ¡mientras pueda!.

Hay quien dice y desde muchos ámbitos como desde muchas mentalidades y no pocos, que "LAS PALABRAS SON SAGRADAS" y no he dicho ni que sean religiosas, ni espirituales, ni políticas, ni nada por el estilo.

Simplemente el hecho de ser "sagradas" les confiere una pátina especial a la hora de ser utilizadas y mucho más cuando quedarán recogidas de alguna manera en un medio como es la escritura, puesto que en el aire también las escribimos en todo momento pero con la complicidad que se lo lleva el viento.

De todas estas cuestiones y refiriéndome a los discursos que por el hecho de ser leídos no dejan de estar impresos en papel u otros medios audiovisuales, deben ser utilizadas con el respeto que se merecen. 

Y el detalle más importante es que cuando "se da la palabra hay que cumplirla" es algo que mi padre me enseño, mi madre me lo recalco, los abuelos me lo demostraron con actos, y toda la familia que me rodeo desde mi infancia me "programaron" -utilizando un verbo actual-, para no "desdecirme". Porque no suelo hablar sin razón.

Cuando después de más de un mes en situación crítica, las comparecencias "discursos registrados en diferentes medios" se tienen que convertir en papel mojado porque no han servido para nada, salvo para consulta de hemeroteca o videoteca si quisiéramos dar un salto al pasado para comprobar que las palabras "han sido usadas en vano".

Quiero decir para nada. Se han intentado usar pero casi nunca han cumplido su fin que es la consecución de sus significados, por ejemplo, cuando se habla de "muertos" lo mínimo es un respeto y no unas cifras como las del Ministerio de Economía, cuando se habla de "seguridad", no se puede seguir dejando a los sanitarios sin medios de protección, EPI tras dos meses desde el inicio del contagio y sin el respaldo económico de unas horas trabajadas pero no cotizadas en muchos casos.

Cada palabra es en si la manifestación de nuestro aliento, más el de nuestro corazón, sino es así, "es palabrería", algo de lo que se puede prescindir, por el hecho de haber perdido la razón de ser que es "la comunicación y la transmisión de algo verdadero".

Hagan un esfuerzo "Los que tienen que HABLAR" y no continúen "escenificando" unas imágenes con texto que no sirven para nada, como la mayoría de las informaciones que nos despistan en los medios digitales o impresos.

Algunos lo entenderán, eso espero.

¡Hoy caracoles y perrechicos!

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 28/04/2020 | Comentarios (0)

    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no será publicada
    Recordame
    Comentarios

    CAPTCHA Refrescar
    Escriba los caracteres de la imagen