Una de cine

Publicado el 28/04/2020 en Blog (414)

A una persona normal que le preguntes lo que hemos estado pasando en días pasados y hoy de una forma algo más laxa, podríamos decir, que estamos ante una película que ningún guionista hubiese sido capaz de crear para este "Ahora".

Lo más anecdótico del caso es que estamos siendo verdaderos "actores" sin formar parte de la nomina de ninguna compañía de espectáculos, puesto que nos estamos retratando a cada instante por un momento de gloria llamado "He salido en la tele".

Con todas estas notas a considerar me parece ideal que cada uno haga lo que crea conveniente, lo que no entiendo aceptable es que seamos personas sujetas a una observación fuera de lo que son parámetros puramente científicos y con las debidas informaciones que nos es obligatorio recibir de parte de los responsables de las mismas investigaciones. (Formando parte de las imagenes de archivo).

Si a este articulo le buscamos su raíz en otro anterior titulado, "Cambiando de verso", el lector podrá descubrir cual es la calidad de cada actor, tanto del reconocido, como del sobreexplotado, con inquina manifiesta por unas pautas que alguien conocerá pero no por el titular del derecho a su propia imagen y privacidad.

Privacidad, -objeto de muchos de mis artículos-, es una palabra extinta en el lenguaje de las redes, la informática, la nube y demás "mierdas" de aplicaciones o actualizaciones que destruyen, la humanidad de cada una de las personas investigadas que ya somos todos porque, los meta datos, van desde el contrato del agua, la luz o gas, al seguro de vida, la televisión contratada o el coche que usas, como la colonia.

TODO es revisado por las redes así que no hay margen para la escapatoria, porque si se te ocurre escaparte al lugar más remoto todavía será más fácil localizarte, estamos pillados de tal manera que la escapatoria hacia adelante es la única posibilidad hasta que te tropieces con el control "ad hoc" porque estás fichado.

Vaya alegría que UNO se lleva al cuerpo sin la suficiente anestesia de una buena conversación en un bar con los amigos o una escapada corta o larga, allá donde a uno le plazca o en "este momento" le dejen.

La compañía de la Televisión, como último recurso, hasta hace cuarenta y tantos días, apenas la encendía, ahora me deprime sin posibilidad de prescindir de ella porque queriendo ser una distracción es una dependencia.

De lo anterior podemos hacer un calco con el ordenador, la tableta o el móvil, antes ayudaban, eran herramientas para cada uno, ahora somos dependientes de unos aparatos que nos cortan las alas a marchas forzadas por su "intromisión ¡ilegal! en la intimidad de las personas".

En mi tropecientas intervención "todos los meta datos por muy identificados y permitidos que se encuentren" son ¡ILEGALES DE RAIZ!

En otra precisión sobre el tema la ley está a años luz de los adelantos "digitales" por lo que la posibilidad de unos derechos de poco más o menos la Revolución Francesa, ahora necesita de unos derechos completamente nuevos porque:

"LIBERTAD" YA NO EXISTE,

"IGUALDAD" NUNCA HA EXISTIDO Y SERÁ IMPOSIBLE ALCANZARLA.

"FRATERNIDAD" SIENDO FACTIBLE, LA IRÁN DINAMITANDO CON "CLASISMOS".

Vive y disfruta cada momento

Nunca vas a vivir mejor que hoy (aunque la realidad aparente lo contrario)

El SILENCIO en este momento es mi "eximente"

HASTA PRONTO

Publicado por Gotas de Rocío el 28/04/2020 | Comentarios (0)

    Nombre
    URL
    Email
    La dirección de Email no será publicada
    Recordame
    Comentarios

    CAPTCHA Refrescar
    Escriba los caracteres de la imagen